sábado, 24 de enero de 2015

Hablemos del cabello "Maltratado"

Decidí escribir este post después de darme cuenta que hay muchos mitos y muy pocas realidades en torno al cabello; y al respecto de lo que se puede y debe hacer una vez que nuestro cabello luce "dañado, maltratado y/o sobreprocesado".

Honestamente me horroriza encontrar productos que prometen regenerar el cabello y reparar el daño; o toparme con gente que conoce recetas caseras que incluyen mascarillas con todo tipo de aceites, huevo, mayonesa, aguacate, leche, chile, pastillas anticonceptivas molidas en el champú, cebolla y mil ingredientes más...

Para empezar, es necesario que entendamos que, una vez que el cabello está dañado, no se puede hacer absolutamente nada para repararlo.  

Los tratamientos, serums, aceites y demás cosas que nos venden sólo sirven para algo: PREVENIR el daño, y, por un momento, "pegar" las puntas abiertas para que nuestro cabello luzca saludable. Esto significa que el daño sigue ahí, pero simplemente estamos "maquillándolo" y cuidando el resto de la fibra capilar para evitar que el daño se expanda.

La forma más fácil de entender esta situación es comparando el cabello con una uña natural rota: Cuando una uña se nos rompe sabemos que no hay producto que te puedas poner para "reparar" el daño, y que simplemente tienes que elegir entre cortar la uña o usar pegamento para unir lo roto mientras que esperamos a que crezca para "sacar" poco a poco el daño sin afectar el largo de la uña. Lo mismo aplica para el cabello.

Sí, lo siento... es duro aceptar que nos han mentido y que las campañas de publicidad de las grandes marcas de productos para el cabello nos han engañado: ningún producto puede "reparar" las puntas abiertas, o el cabello sobreprocesado. Pero eso no significa que debemos dejar de cuidar nuestro cabello con estos productos o con las mascarillas que sí sirven, pero no para esos fines.

No me malinterpreten, no estroy tratando de convencerlos de que renuncien a los champús, mascarillas, acondicionadores y serums que prometen mejorar el estado del cabello; al contrario: soy fanática de este tipo de productos, ya que suelen ser mucho más delicados con el cabello y siempre vienen llenos de aceites que ayudan a mantener el cabello en buen estado (previniendo el daño). Lo que trato de comunicar con este post es que es necesario que sepamos realmente lo que sucede con nuestro cabello y mantengamos una expectativa realista de los beneficios que dichos productos nos pueden aportar.

De igual manera, es crucial que recordemos que las células de nuestro cabello no están vivas, por lo tanto significa que no tienen metabolismo; y, dicho sea de paso, no pueden "procesar" las vitaminas y minerales que muchos champús y acondicionadores tienen.

Otro punto que me interesa mucho recalcar en este tema, es que la alimetación que llevamos repercute muchísimo en el estado de nuestro cabello, y tristemente no todos estamos conscientes de este aspecto. De hecho, si hablan con un médico, les podrá explicar que muchas veces el estado de nuestra piel, cabello y uñas puede ser un buen indicador sobre la salud y la alimentación que un individuo lleva: por eso en algunas ocasiones los profesionales de la salud nos preguntan si se nos cae mucho el cabello o si se rompen nuestras uñas con frecuencia.

Tal vez no es necesario que nos recuerden una y otra vez lo importante que es llevar una dieta balanceada, porque ya lo sabemos... pero sí, es necesario consumir la cantidad adecuada de proteínas, vitaminas y minerales; además de agua, para mantener en buen estado nuestro organismo y de paso tener un cabello sano.

En resumen...
Como en casi todo en esta vida, lo más importante es prevenir: Un cabello maltratado no puede repararse, por lo tanto nuestros esfuerzos tienen que estar orientados a cuidar el cabello y procurar que este crezca lo más sano y fuerte posible. Si deseamos un cabello hermoso debemos llevar una dieta balanceada, tomar suplementos alimenticios que promuevan el crecimiento del cabello (con previo visto bueno de tu médico), evitar al máximo los agentes que dañan el cabello (planchas, secadoras, tintes, tratamientos, permanentes, etc) y usar productos y tratamientos que ayuden a protegerlo.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario