sábado, 26 de septiembre de 2015

Queen Helene: Las mascarillas que sí funcionan

Si tuviera que describir mi tipo de piel diría que es caótica... Bueno, quizás si me apego a la categoría de tipos de piel "ortodoxos" la mía es mixta, pero en realidad es mucho más complicado que eso. ¿Por qué? Por que tengo brillo en la zona T, resequedad al costado de mi nariz, poros enormes en mi nariz y mejillas, la piel alrededor de mis ojos es muy reseca,  mi barbilla se llena de brotes de acné por cuestiones hormonales, si un producto no le gusta a mi cara, esta responde con un batallón de granitos; puntos negros en mi nariz, seguido de un largo etcétera...

Ambas mascarillas las compré en Sally Beauty Supply y tienen un costo aproximado de $75.00 MXN cada una.
 A decir verdad, durante muchos años tuve poco o mínimo interés en las mascarillas comerciales: ¿Por qué pagar por algo que sólo estará en mi cara por unos cuantos minutos y después lo tendré que enjuagar? Especialmente cuando alguien me daba una muestra de una mascarilla carísima y veía que no hacía ninguna diferencia en mi piel; o al menos no una mejora que justificara el hecho de que yo invirtiera varios cientos o miles de pesos mexicanos en una botella o frasco de producto que al final se iba a ir por el drenaje.

No me malinterpreten: no estoy diciendo que las mascarillas no sirvan; es sólo que yo opinaba que ese dinero era mejor usarlo en algo que se dejaba puesto en tu cara por mucho más tiempo y que tuviera la oportunidad de hacer efecto: Como los serums, aceites y cremas. De hecho, si me han leído por un tiempo sabrán que opino lo mismo de los shampoos: Hasta ahora no he encontrado una razón para gastar más de $200.00 MXN en algo que va a terminar en el drenaje, sin embargo no escatimo cuando se trata de productos y tratamientos que se dejan puestos.

Antes de probar las mascarillas comerciales únicamente usaba la miel de abeja cruda y 100 por ciento pura (De hecho tengo un blogpost sobre los beneficios de la misma, te dejo el link aquí), además del azúcar morena para exfoliar y la famosísima mascarilla de leche y grenetina para remover los puntos negros. La única diferencia es que, durante el último año,  me he dado a la tarea de probar un puño de mascarillas comerciales como resultado de las recomendaciones de otras bloggers.

Sí, lo sé: Es peligroso experimentar cuando tienes un cutis sensible y puedes terminar con la cara llena de granitos como una protesta de tu piel por lo que le acabas de embadurrar... Lo bueno es que en el caso de las mascarillas de Queen Helene he tenido muy buenas experiencias.

En abril de este año (2015) probé por primera vez la mascarilla "verde" (Mint Julep Masque), que se trata de un producto diseñado para el cutis graso o con acné; y me sorprendió mucho el resultado que tuve después de una sola aplicación.


Para empezar, la mascarilla tiene un olor a menta, lo que la hace muy agradable y refrescante (al menos en mi caso). Pero nadie se pone una mascarilla para refrescar el cutis, ¿O sí? Creo que estarán de acuerdo conmigo de que, si vamos a dedicarle 30 minutos de nuestro día a un producto, lo mínimo que esperamos son resultados que vayan más allá de una simple sensación de frescura en la piel. Pero bueno, tuve paciencia y dejé que el producto estuviera en mi cara por espacio de media hora. 

Una vez que transcurrió el tiempo de espera y la cara la sentía tirante, me asomé en el espejo y me encantó lo que vi: a pesar de que la mascarilla estaba totalmente seca, se podían apreciar "puntitos" de grasa en mi zona T; lo que indicaba que el producto en verdad había absorbido todo el exceso de cebo que tenían mis poros. 

De igual forma, al enjuagar el producto me quedó un cutis muy limpio, con sensación firme y matte; mismo efecto que duró por el resto del día.


Y bueno, siendo la junkie que soy cuando se trata de productos de belleza, no pude esperar mucho antes de comprar y probar otros tipos de mascarillas de esta misma marca ( No es sorpresa para nadie, ¿verdad?) especialmente después de comprobar que mi piel no tuvo  ninguna reacción desfavorable a la mascarilla...

... y así fue como unos meses después compré la "Mud Pack Masque" también de la marca Queen Helene, en Sally's:

Sin embargo, esta mascarilla tiene un fin muy diferente a la mascarilla verde de menta: la Mud Pack está formulada para revitalizar, desentoxicar y combatir los signos de la edad en la piel; además de que, claro, tiene un color y olor contrario a la mascarilla de menta: en este caso el producto es rosa-café y huele a rosas.
A pesar de que el producto está totalmente seco, se pueden apreciar "puntitos" como de humedad en mi nariz, lo que es en realidad grasa; por lo tanto, la mascarilla Mud Pack también absorbe el exceso de grasa, aunque no tan agresivamente como la mascarilla de menta.
A diferencia de la mascarilla verde, la Mud Pack no es tan agresiva con la piel ni limpia tan a profundidad, por lo que es perfecta para aquellas personas que no tienen el cutis tan graso o que no sufren de problemas de acné.

Por otro lado, aunque la mascarilla promete combatir los signos de edad, puedo decir que tengo dudas al respecto: quizás su efecto "anti-edad" es que, cuando enjuagas el producto, la piel se siente y se ve un poco más firme y estirada; lo que (en mi opinión) no es un verdadero agente que hará que las arrugas desaparezcan.

Lo cierto es que estas dos mascarillas se han abierto paso en mi rutina de belleza, ya que las aplico religiosamente una o dos veces por semana dependiendo de cómo sienta mi piel: A veces las alterno, aplicando una semana la verde y la otra semana la de mud pack; o hay semanas que las aplico las dos, una el domingo y la otra el miércoles. 

Y bueno, una entrada en mi blog no sería entrada si no incluyera mis tips y consejos sobre el producto ¿Cierto? Por eso a continuación les comparto unos puntos importantes:

1.- Asegúrate que tu cara esté limpia y exfoliada antes de aplicar el producto, así obtendrás los mayores beneficios de la misma.
2.- Una vez seca la mascarilla, enjuágala de tu cara con agua tibia, ya que ayuda a disolver el producto fácilmente y sin dañar tu piel.
3.- Puedes aplicar el producto en la mañana o en la noche, sin que esto traiga malos resultados. De hecho, yo la he aplicado en ambos horarios y su uso no entorpece la absorción de tus humectantes ni tratamientos; y cuando las aplico por la mañana ayuda a que mi maquillaje se mantenga "matte" por más tiempo (las amé durante primavera y verano).
4.- Si sufres de acné en el pecho o en la espalda, también puedes usarla en estas zonas: sólo asegúrate que tu piel esté perfectamente limpia y seca antes de aplicarla.

En resumen quiero compartirles que vale la pena comprar estos productos, especialmente si crees que tu piel necesita una ayudadita en materia de eliminación de grasa; o si últimamente sientes que los poros de tu cara están "tupidos" después del uso constante de productos, maquillaje o simplemente cuando quieres limpiarlos a profundidad.

¿Ustedes usan y recomiendan alguna mascarilla comercial?
Muchas gracias por leerme.
Montserrat G.




2 comentarios:

  1. Hola, yo he utilizado mint julep,mud pack, y su exfoliante de arándanos ufff! éste último ya que di movimientos circulares,me lo he dejado en la piel por alrededor de 10 minutos,enjuago y mi piel queda súper lisa, en verdad esta genial la marca, un saludo!
    www.olfatovioleta.blogs.elle.es 💄

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que el exfoliante de arándanos era bueno, definitivamente lo pondré en mi lista de las cosas que quiero comprar :) Mil gracias por decirme, ya te contaré cómo me va con ese producto.

      Por cierto, no sabía que tenías un blog, ¡en este momento me voy de Stalker a tu página!

      Eliminar