domingo, 4 de agosto de 2019

Caudalíe Essence Concentrée Éclat: La esencia de mis sueños

Con el paso de los años mi rutina de skincare se ha vuelto cada vez más compleja: Antes una crema facial y la crema para ojos era más que suficiente; ahora quiero agua termal, tónico, serum, cremas (sí, en plural: porque alterno las que tengo, ya no tengo una sola), crema de ojos y bloqueador solar (Thank you, Jesus!)

Caudalíe Essence Concentrée Éclat 150 ml. Precio: $900 MXN. A la venta en Sephora y en boutiques de la marca.
Hello stranger! Creo que jamás había pasado tanto tiempo sin publicar en mi blog, ¡¡7 meses desde mi última entrada!! y, ¿Saben qué es lo peor? Tengo un montón de productos que me urge reseñar: Sí, mi 2019 ha sido bastante caótico y lleno de muchos cambios e imprevistos, pero en ningún momento he dejado de probar cosas nuevas o de darle una oportunidad a productos que tengo en mi wishlist. Por eso, decidí volver a este espacio con un producto de Caudalíe: El Essense Concentrée Éclat.

Si me han seguido en mis redes sociales, sabrán que mi experiencia con el Beauty Elixir (link a reseña aquí) fue muy agridulce: Me encantaba el producto, la botella era preciosa, amaba cómo se sentía en mi piel, olía increíble, y en general era un paso en mi rutina matutina que de verdad me emocionaba y esperaba con ansias, pero nunca vi mayor cambio en mi cutis. Sí: me gustaba mucho, pero mi piel no se veía tan wow ni había notado una mejoría con ese spray facial; y, perdón, pero si voy a gastar más de mil pesos en algo, espero que mínimo haga un poco de diferencia en el estado general de mi piel.

Sin embargo, no estaba lista aún para renunciar a Caudalíe: El skincare francés es mi consentido, ¿Cómo podría yo simplemente dar media vuelta, cerrar la puerta y alejarme de una de las marcas más emblemáticas y representativas de dicho país? Además había un par de productos más que me llamaban mucho la atención, así que era claro para todos que mi historia con Caudalíe no había llegado a su final... o, al menos, no aún.

Lo siguiente en mi lista era, precisamente este producto que les muestro: el Essence Concentrée Éclat, un toner que promete iluminar, unificar e hidratar la piel; que no es tan mencionado en los blogs de belleza ni mucha gente habla de él, pero que promete mucho y viene en una botella enorme (igualmente hermosa que la que contiene el beauty elixir)

Lo pedí en la página de Sephora México (fue otra compra exitosa, porque nuevamente sólo pedí una cosa, ya saben que hay que ser súper precavidos con Sephora online) a principios de Marzo y lo recibí al cabo de una semana; y desde entonces lo uso religiosamente todas las noches (Por las mañanas uso algo diferente que ya les mostraré) y, déjenme decirles: En estos 5 meses he notado una mejoría bastante importante en mi piel, ¡Y todavía tengo más de la mitad de la botella!

El primer mes que lo usé noté el cambio: mi piel se veía más tersa, más hidratada, menos opaca (A pesar de todo el estrés al que estuve sometida en mi trabajo); y los resultados han continuado hasta le día de hoy. Creo que es seguro decir que a mi piel le encanta esta esencia.

Otra cosa que he notado es que mis poros se han reducido y que mis barritos y espinillas son prácticamente inexistentes: Antes me salía uno o dos en la barbilla cada mes (por cuestiones hormonales) y ahora es rarísimo que me salgan; y cuando me salen son más pequeños, menos dolorosos y se van en un par de días, sin dejar marcas ni manchas.

En cuanto al modo de uso, les platico mi rutina de noche y exactamente dónde lo incluyo a continuación:
-Desmaquillo mis ojos con aceite de coco o con agua micelar con aceite de Garnier.
-Desmaquillo mi rostro con agua micelar 4 en 1 (la de tapita rosa) de Garnier.
-Me lavo la cara con el jabón "Refreshing foaming cleanser" de la marca Hill Country Essentials (Marca propia HEB).
-Seco mi rostro con una toalla que uso exclusivamente para mi cara.
-Rocío agua termal de Avene en toda la cara.
-Con el rostro aún húmedo del agua termal, vierto unas gotitas del essence concentrée éclat de Caudalíe en las palmas de mis manos (limpias, obviamente) y lo "presiono" en mi rostro.
-Continúo con el serum y/o hidratante que esté usando en ese momento.

¿Por qué no lo aplico con un algodón? Porque siento que así se desperdicia mucho producto y necesitas más cantidad, lo que significa que la botella te duraría menos. Y, créeme: no es tan necesario el algodón, tus dedos pueden aplicarlo sin problemas en la piel y no se desperdicia tanto (salvo lo poquísimo que pueda absorber tus manos y tus dedos). Además, siento que así es una aplicación más delicada: Estás presionándolo suavemente con tus dedos, no restregándolo por tu cara con un algodón.

Apesar de que lo uso religiosamente cada noche (desde hace 5 meses), ¡Aún me queda más de la mitad de la botella!
El tónico se absorbe rápido, no arde ni irrita mi piel, no es grasoso ni reseca el cutis, y no he tenido ninguna interacción con los otros productos que uso en la noche; incluso lo he aplicado antes de mi crema con vitamina C y no tuve ningún problema. Sin embargo, he de admitir que he sido muy precavida y en estos meses no he usado ningún cosmético o producto de skincare demasiado agresivo mientras uso esta esencia; casi siempre aplico mi serum de Olay y una crema súper básica y sin ingredientes exóticos, como la de CeraVe o la hydroboost de Neutrógena (dependiendo de que tan reseca está mi piel).

Lo único que tengo que decir negativo de esta esencia es que no me encanta el olor: No huele mal, en lo absoluto, pero esperaba que oliera delicioso (como el beauty elixir, quizás), y no es así. Su aroma es mucho más sutil y menos intensa, pero todavía huele a producto de spa o de cuidado de la piel "caro". <Por cierto, ¿Soy la única que describe los productos como que huelen "caros" o alguien de ustedes también lo hace? >

Otro tema que es importante que mencione es que el producto contiene AHA (Alpha hydroxy acid): sustancia que puede incrementar la sensibilidad de la piel al sol, por lo que he sido mucho más estricta con el uso religioso de mi bloqueador solar y de "esconderme" del sol tanto como me sea posible. Pero con todo y que lo uso siempre, y salgo de mi casa todos los días, no he sentido que mi piel esté sensible o que enrojezca con el contacto de los rayos de sol. Quizás si comenzara a aplicar el tónico en la mañana y en la noche (como dice la botella), sentiría algo o podría tener más sensibilidad; pero no es el caso, porque no he sentido la necesidad de aplicarlo dos veces al día: con una vez he visto resultados y estoy muy contenta con lo bien que luce mi cutis.

En resumen, me ha gustado mucho el producto y siento que vale 100% la pena, a pesar de que sí tiene un precio elevado.

¿Ustedes han probado esta esencia? ¿Qué otro producto de Caudalíe usan y recomiendan?

¡Muchas gracias por leerme!
Montserrat González.


miércoles, 16 de enero de 2019

Mascarilla British Rose: Cutis Fresco E Hidratado En Un Frasco.

Una de ustedes me preguntó en IG que en qué momento había decidido que mi blog sería prácticamente de skincare; y no supe que decirle: Es verdad que este espacio ha cambiado bastante en estos 4 años que llevo escribiendo, al principio hablaba de maquillaje, de compras en línea, les compartía mis hauls, tips y demás; y poco a poco he estado publicando más y más sobre skincare.

No fue un cambio que yo haya decidido: Quizás con el paso de los años, conforme fue creciendo mi necesidad de cuidar más y más mi piel, mis gustos y preferencias se han movido a este aspecto. Y mis cajones lo dicen también: Antes tenía una colección dos o tres veces mayor de maquillaje, y ahora compro poco pero de buena cantidad.

En fin, para no variar, en esta ocasión les quiero hablar un poco sobre la última mascarilla que compré: La British Rose de The Body Shop.

The Body Shop "British Rose" bote de 75 gr. a la venta en boutiques de la marca, Liverpool y el Palacio de Hierro. Precio regular: $550.00 MXN. Precio promoción: $440.00 MXN y 15 meses sin intereses en Liverpool.
La mascarilla de açai de The Body Shop (Reseña aquí) fue una de mis consentidas del 2018: La usaba una vez por semana, especialmente en días donde me había desvelado la noche anterior o cuando mi piel se veía apagada o sin vida. Era un frasco lleno de magia, literal; por eso decidí poner en mi wishlist un par de mascarillas más de esta línea, decidida a que, en la próxima venta nocturna, sí o sí iba a comprar un frasco.

Bien, pues a finales del 2018 compré esta de "British Rose", convencida de que sería una excelente opción para mi piel, ya que promete hidratar, refirmar, calmar y hacer que la piel se vea "plumpier"; ¡Todo lo que necesito para esta época de invierno!

Tal vez ya se los había comentado, pero cuando las temperaturas bajan, mi piel sufre: El frío la reseca, la enrojece, hace que se escame en unas zonas, se ve apagada y ceniza; además de que las fiestas y celebraciones de la época no ayudan nada. Así que ustedes entenderán que estaba más que emocionada de tener esta mascarilla en mis manos y poderla usar, especialmente, en Diciembre y Enero.

De acuerdo al empaque, esta mascarilla con textura en gel, contiene pétalos de rosas reales, esencia de rosas, rose hip oil y aloe vera; con una fórmula 100% vegetariana y de ingredientes de comercio justo.

Pero, ¿Sirve la mascarilla? Desde los primeros días de Octubre del 2018 que la recibí, hasta hoy, la he usado religiosamente una vez por semana y les puedo decir que es una mascarilla muy buena: No arde cuando la aplicas, una cantidad pequeña es más que suficiente para cubrir el rostro, huele delicioso, se enjuaga perfectamente con agua (no es como esas mascarillas que se aferran a tu cutis y necesitas mucho tiempo y trabajo para retirarla), no se escurre mientras la llevas puesta y tiene un efecto positivo inmediato en la piel.

Yo la uso en días que pasé mucho tiempo afuera y mi piel está irritada por el aire o por el sol; incluso les puedo decir que fue una maravilla cuando pasé el fin de semana en la playa en Diciembre: La tenía en el mini bar de mi habitación y la apliqué en el día que pasé más horas bajo el sol y que el agua salada del mar habían resecado en exceso mi cara.

En resumen les puedo decir que la mascarilla hace lo que promete: Sí  hidrata y mejora la apariencia del cutis en cuestión de minutos, pero creo que la mascarilla de Açai sigue siendo mi consentida de esta línea, ya que las necesidades de mi piel se ajustan más a los beneficios que la de açai aporta.

Textura en gel, con visibles trozos de pétalos de rosas.
¿Eso significa que no recomiende la mascarilla "British Rose"? Por supuesto que no, de hecho esta opción se me hace más "segura" que la de açai: La opción de rosas es más suave con la piel, puede ser usada varias veces a la semana y nadie que yo conozca ha dicho que le irrite la piel; al contrario de la de açai, en donde mucha gente reportaba que irritaba su cara, le ardía y la sentían muy agresiva.

Hablando en mi caso y experiencia, voy a seguir usando esta mascarilla cada vez que sienta que mi rostro necesita una dosis extra de cuidado; quizás cuando sienta mi cutis más reseco o irritado de lo normal o cuando quiera que mi piel se vea extra luminosa y cuidad antes de un evento o una cita.

Y, claro que pienso volver a comprar la mascarilla de Açai, para poder usarlas alternadamente de acuerdo a lo que mi cara me vaya pidiendo.

Como última recomendación, esperen a que sea la venta nocturna de Liverpool para que compren este (o cualquier otro producto) de The Body Shop: Los descuentos que ofrecen son muy buenos, encima de que puedes pagar a meses sin intereses.

¿Ustedes han usado alguna mascarilla de esta marca?

¡Muchas gracias por leerme!
Montserrat González













miércoles, 9 de enero de 2019

Huile Prodigieuse: Producto Clave En Mi Rutina De Haircare.

Hay productos que me enamoran desde el primer instante: cosas que sé, inmediatamente después de la primera puesta, que serán mis consentidos por muchos años. En cambio, hay otros productos que al principio me desilusionan o no me encantan tanto, y con el paso del tiempo les agarro cariño; como me sucedió con este aceite en seco.

Nuxe "Huile Prodigieuse" Botellas de 50 ml y de 100 ml. A la venta en Liverpool, Sephora, Farmacias dermatológicas, y boutiques de la marca.
¿Pueden creer que hoy, en pleno 25 de Diciembre, estoy despierta a las 8:00 am? Creo que no hay signo más preciso de envejecimiento que cuando te despiertas temprano: Olvídate de las arrugas, en el momento en que no puedes dormir hasta medio día, es porque ya no eres tan joven.

Así que en lugar de estar dando vueltas en la cama, decidí levantarme, tomar mi laptop y bajar a la sala (junto al árbol, por supuesto) a escribirles sobre este aceite que me trae loca. Digo, ya estoy despierta y me siento un poco inspirada,  ¿Por qué no aprovechar la situación y hacer algo productivo con mi tiempo? Aunque sé que no voy a publicar esto hasta la próxima semana (o hasta que pueda tomar las fotos para este post), vale la pena invertir tiempo en compartirles mi opinión sobre algo tan fantástico como el Huile Prodigieuse de Nuxe.

La primera vez que compré este aceite fue en una venta nocturna de fin de año en Liverpool, en Diciembre de 2017, y lo adquirí con mucha ilusión, por así decirlo: Yo lo había visto en muchos blogs, en revistas, en recomendación de youtubers y modelos francesas; y todas hablaban maravillas de él y de su versatilidad. Originalmente quería usarlo para mi rostro: Tengo varios años obsesionada con los aceites faciales y lo increíblemente buenos que son para el cutis.

Sin embargo, el producto no me gustó la primera vez que lo usé: Se me hacía muy perfumado y pensé que irritaría mi cutis, pero aún así lo esparcí por mi cara y me fui a dormir. Al día siguiente noté que mi cutis se veía, pues, bien; aunque no fantástico y, honestamente, estaba agradecida con el hecho de que no desperté con una reacción o con algún tipo de irritación por lo intenso del aroma.

En resumidas cuentas, no me fascinó el producto y simplemente lo guardé en mi cajón junto con el resto de mi skincare. En algún momento del 2018 me resigné a que no iba a usar este aceite, ya que las dos o tres veces que le había dado una "oportunidad" y me lo había puesto en el rostro, no me encantaba lo que veía y el olor me seguía molestando. Caray, hasta lo apliqué una noche durante la época de calor, ya que pensaba que quizás, al ser un aceite en seco o menos denso que un aceite normal, sería algo bueno para la época en que la temperatura alcanza los treinta y tantos grados centígrados; pero seguí sin encontrarle mayor chiste.

La historia cambió cuando, a mediados del 2018, me topé con el video de una youtuber española que vive en París, en donde ella comentaba que lo usaba en su pelo y que le gustaba mucho porque ayudaba a perfumar su melena, hidratarla, controlar el frizz y hacer que se vea brillante sin ser un producto demasiado pesado (link a su canal de youtube aquí)

Y a la mañana siguiente seguí su recomendación: Saqué la botella de la inmensidad del cajón, vertí 4 gotitas de este aceite en la palma de mis manos, las froté y distribuí el producto por todo mi cabello húmedo y dejé que secara al aire. Lo que vi, un par de horas después, me sorprendió mucho: Mi pelo se veía controlado, olía rico y tenía un brillo bastante sutil; ¡Justo el look que me gusta!

Aproveché el buen fin y compré la botella de 100 ml.con atomizador. 
Los que me siguen en Instagram ya lo saben: No me gusta el cabello duro y crujiente como un cheeto, por eso agradezco al universo cada vez que me topo con productos para el cabello que lo "nutren" o lo cuidan, al mismo tiempo que hacen que se vea presentable. Y ahora puedo decir que el Huile Prodigieuse de Nuxe es parte crucial de mi haircare: ¡Lo uso todos los días!

Claro está que necesito hacerles una aclaración: aunque sea un aceite en seco y se sienta más ligero que otros aceites o abrillantadores para el cabello,  sigue siendo aceite y hay que tener mucho cuidado con su aplicación. Y cuando hablo sobre el cuidado, no solo me refiero a la cantidad que aplicamos: Si bien es cierto que hay que poner poco e ir agregando de acuerdo a lo que necesitamos (si es que necesitamos más), también hay que cuidar la forma en que lo aplicamos.

Los días que uso calor en mi melena (sea con la plancha, secadora o tenazas) aplico este aceite ( y cualquier otro) al final, ya que haya terminado de peinarme y que no vaya a aplicar más calor. ¿Por qué? Bueno, el aceite cuando se calienta, literalmente fríe la melena y causa un daño mayor; a menos, claro, que el aceite o la botella diga que es un producto que protege del calor y que su uso así sea adecuado.

 Igualmente, me gustaría compartirles que tengo mucho cuidado cuando aplico el aceite en el cabello seco: He notado que puede verse muy grasoso muy rápido, y que es mejor ir de poco a poco, frotando muy bien el producto en mis palmas y distribuyéndolo con cuidado; para que no quedo todo embarrado en una sola parte del cabello.

Quizás eso es lo que más me ha costado con este aceite:el aprender a aplicarlo correctamente en mi melena. Cuando el cabello está húmedo, es más fácil aplicarlo y dispersarlo por todo el cabello, además de que el cepillado y el agua en las fibras hace que se reparta por todo el cabello; contrario a lo que pasa con el cabello en seco: simplemente se adhiere a la zona donde lo estamos aplicando.

Dicho está de paso que, al principio, terminaba con mechones embarrados de aceite o con melena muy grasosa porque no sabía bien cuánta cantidad aplicar o cómo hacerlo. Claro que, después de todos estos meses, me he vuelto muy diestra en el tema y ya sé cómo aplicarlo y qué cantidades son las que necesito para mi cabello.

Por último, les platico que, a raíz de este descubrimiento, me he puesto bastante creativa para usar el aceite: Mezclado con mi crema corporal, directamente en las piernas, en las manos resecas, una mini gotita en la zona alta de mis pómulos como "iluminador primer" antes de aplicar la base de maquillaje, etcétera; y, aunque he encontrado más usos y beneficios, el que más me gusta y el que sigo religiosamente es el que sigo para mi cabello.

¿Ustedes usan este aceite? ¿Cuál es su forma favorita de aplicarlo?

¡Muchas gracias por leerme!
Montserrat González.

jueves, 20 de diciembre de 2018

Poudre Universelle Libre de Chanel: Injustamente Underrated.

Ya era hora de que publicara algo que no está relacionado con skincare, ¿Verdad?

Poudre Universelle Libre de Chanel en tono 30 Natural-Traslucent 2. Precio aproximado $1,000.00 MXN. A la venta en Liverpool, Palacio de Hierro y Boutiques de la marca.
En Septiembre del 2016 compré mi primer polvo suelto: El Loose Setting Powder-Translucent de Laura Mercier (Reseña aquí), mismo que usé todos los días por más de dos años completos. Por supuesto que estaba muy contenta con el producto, ya que hacía todo lo que yo necesitaba; sin embargo, cuando me lo terminé me enfrenté a un dilema de blogger: ¿Lo vuelvo a comprar o pruebo algo nuevo?

Por supuesto que, en un mundo ideal, mi "trabajo" (Entre comillas porque nadie me paga por hacer esto) como blogger es probar muchas cosas y siempre ir tras algo nuevo y diferente; sin embargo, como todo lo adquiero con dinero de mi bolsa, es difícil arriesgarse a un fracaso total, sobre todo si el precio del producto es elevado.

Si me siguen en mis redes sociales, se darán cuenta que Chanel se ha ganado un lugar enorme en mi corazón: Todo lo que he probado de esta marca me ha gustado muchísimo; tanto, que hay un montón de sus productos en mi whislist. Así que cuando supe que tenían polvos sueltos, no pude evitar sentir un poco de curiosidad: Es una marca buena, además de que las dos o tres veces que me había parado en el counter de Chanel en Liverpool, tuve la oportunidad de hacerle swatch y conocer la textura y acabado de este polvo suelto.

Bien, pues en Octubre de este año, después de poner el empaque vacío del polvo de Laura Mercier en mi bolsa de empties, compré el Poudre Universelle Libre de Chanel en el tono 30 Naturel-Traslucent 2; y desde ese día hasta hoy (20 de diciembre) me pregunto por qué no hay un culto detrás de este producto.

El polvo es finito y matificante sin resecar la piel demasiado; sin embargo, hay que cuidar las cantidades que aplicamos para no terminar con demasiado producto en el rostro y una apariencia acartonada.

Punto y aparte del empaque, que es precioso y te hace sonreír cada mañana, el polvo suelto es una belleza: Es finito, matifica sin ser demasiado opaco, no altera el tono de la base/corrector, se queda en el rostro, se difumina fácilmente  y es espectacular para sellar el corrector debajo de los ojos. Además de que la variedad de colores lo hacen todavía más perfecto: No es necesario ser pálida o tener un bronceado espectacular para "encajar" en el tono, ya que hay opciones para cada piel.

Además, el bote es enorme: Tiene 30 gr. de producto (Un gramo más que el de Laura Mercier). A mi estas cantidades me duran años, ya que yo no hago baking, únicamente tomo una pequeña cantidad de polvo con mi beauty blender húmeda para sellar el corrector debajo de mis ojos y un poco de polvo en una brocha gorda para sellar la base de maquillaje en mi rostro.

Algo que me sorprendió mucho de este producto es que no tiene un olor o perfume fuerte. Por lo general, los productos de gama alta y de lujo suelen tener fuertes aromas (Para desgracia de muchos) y yo sé que no es nada divertido aplicarte algo en el rostro que tenga un perfume intenso, ya que el aroma se queda en la piel y al cabo de unas horas (o días, si tienes suerte) te cansas y te enferma el efecto.



El único inconveniente de este producto es el precio: Ronda los $1,000.00 MXN, lo que lo hace uno de los polvos sueltos más caros del mercado. En mi caso, no me molesta pagar precios así cuando se trata de algo que me gusta mucho, me sirve y me dura dos años; ya que cuando divido el precio en todos los días que lo uso, el costo por aplicación es muy bajo. Otro aspecto que no es tan divertido es el hecho de que es difícil de comprarlo: No se encuentra tan fácilmente y creo que, al día de hoy, sólo El palacio de Hierro tiene la opción de comprar estos productos en línea; aunque no tiene disponibles todos los productos. Y para muestra un botón: Este polvo no está disponible para venta en el catálogo de dicha página.

En mi caso, tengo la suerte de que el Liverpool de Plaza Mayor en León, Guanajuato todavía tenga el counter de la marca, y que las chicas que ahí atienden siempre son súper amables y atentas; por lo que pararme a comprar cosas ahí siempre es una experiencia increíble.

¿Ustedes que polvo suelto aman y recomiendan?

¡Muchas gracias por leerme!
Montserrat González.

lunes, 12 de noviembre de 2018

40 Cosas Sobre Mi Boob Job

Algunas personas lo saben, otras no; pero el 11 de junio de 2018 finalmente me operé el busto. Y digo finalmente, porque es algo que siempre había querido hacer y me llena de alegría haber tenido la oportunidad de hacerlo.


Por supuesto que me debatí por meses entre si debía compartirlo con ustedes o no, porque (como ya saben) los aspectos personales me gusta mantenerlos privados. Pero ojo: Jamás consideré mantener esto en secreto u ocultarlo, simplemente no sabía si era buena idea o no publicar algo al respecto.

Y, bueno, ahora que estoy en mi quinto mes post operatorio, decidí que sí iba a compartirles los detalles; pero no como un diario o como un reporte de lo que sucedió día por día, porque podría ser aburrido. Mejor se los expongo así, como una lista de datos al respecto:

1.- Cuando te haces una cirugía cosmética te encuentras con que sólo hay dos tipos de personas en este mundo: Los que están de acuerdo con estas cosas y los que no. No hay medios tintes. Y créeme: Te expresarán su opinión aunque no se las hayas preguntado y aunque no sean cercanos a ti.

2.- Te operas y descubres una comunidad que no conocías: gente con la que convivías que jamás te había dicho que estaba operada, se acerca a ti para decírtelo y apoyarte en el proceso.

3.- Prepárate para escuchar comentarios sobre lo peligroso que son los implantes, el cáncer, que debes cambiarlos, que explotan, que te hacen enfermar, que esto y que aquello. A pesar de que estamos en el 2018 aún hay muchos mitos y desinformación sobre muchas cosas.

4.- Decide desde antes de operarte si vas a aceptarlo públicamente o si vas a mantenerlo en secreto. Ambas posturas son aceptables y respetables. Yo decidí no esconderlo, ¿Para qué? Además es bien obvio porque pasé de ser una tabla a tener lolas copa C o D.

5.- Jamás dirán que te pusiste el tamaño adecuado: espera escuchar comentarios sobre lo grandes o pequeñas que están. Lo importante es que tú estés feliz con el resultado.

6.-Hablando de tamaños, hazle caso al cirujano. Cuando tomé la decisión de operarme, pensé que me pondría 280 o quizás 300 cc porque no quería un busto enorme; y claro que cuando el médico me sugirió ponerme 400 cc, ¡Me dio un infarto! Se me hacía muchísimo y no podía quitar de mi mente la imagen de Victoria Beckham: flaca y con dos melones enormes en el pecho (Yo también tengo las costillas bastante saltonas). Sin embargo, más o menos le hice caso: Me puse 375 cc ¡Y soy la más feliz! No se ven para nada exageradas.

7.- Verás varios cirujanos antes de que uno te convenza; pero cuando encuentres a alguien que te inspire, no lo dudarás y lo elegirás casi instantáneamente. A mi me pasó: Yo tuve mi primera cita con el doctor a finales de Mayo, tres días después me hice los análisis y 10 días después estaba en el quirófano.

8.- A mi no me dolió nada, yo no batallé en lo absoluto con dolores o malestares. Mi problema fue que no podía dormir.

9.- Ahora que estoy hablando sobre dormir, prepárate para dormir boca arriba, porque no es fácil y cuesta mucho acostumbrarse. Yo pasé 4 semanas despertando cada dos horas, independientemente de lo cansada que estuviera, porque jamás en mi vida había dormido boca arriba. Con el tiempo te acostumbras y poco a poco aprendes a dormir así sin problemas.

10.- Y se pone peor: las primeras semanas es recomendable que duermas un tanto incorporada (como sentada) lo que hace aquello de la dormida más difícil aún.

11.- Yo no me puse nerviosa antes de la cirugía. La noche anterior dormí bien y estaba más emocionada que nerviosa al respecto. Creo que el único momento en donde me dio nervio fue cuando estaba en el quirófano y el anestesiólogo me pidió que me sentara y que encorvara mi espalda: En ese momento la realidad me golpeó y entendí que el tema de la aguja en la espalda era real y estaba sucediendo. Sin embargo, unos segundos antes de que me inyectara ya me habían puesto algo en el suero y estaba yo más para "allá" que para "acá" así que sólo recuerdo el pinchazo vagamente y lo siguiente que recuerdo es que desperté ya en mi habitación.

12.- Mi recuperación fue excelente: No batallé en lo absoluto, no me dolía ni nada por el estilo. Mi cirujano dice que eso jamás sucede, especialmente en mujeres con mis características: las que no han tenido hijos, están muy delgadas, no tienen nada de busto y les ponen el implante debajo del músculo, la suelen pasar fatal. En mi caso puedo decir que "sufrí" más cuando me sacaron las muelas del juicio o cuando me operaron los ojos.

13.- Es horrible tomar medicamentos por diez días, cada ocho horas. Pero son necesarios (Especialmente los antibióticos).

14.-Continuando con los medicamentos, durante este tiempo batallé muchísimo con mi piel: Se veía muy opaca, la tenía reseca, con textura en algunas zonas y ninguna mascarilla/crema me hizo el milagro. Obvio no sé exactamente qué pasó, pero yo asumo que fue la cantidad enorme de medicamentos y drogas que me administraron en el hospital y el montón de pastillas que tuve que tomar los siguientes días; porque cuando dejé todo, mi piel volvió a la normalidad en una semana sin necesidad de hacer nada más.

15.- Durante ese tiempo de recuperación el cuerpo sufre también: Bajé kilo y medio en una semana, pero me veía "hinchada" a pesar de eso. Mi estómago lo tenía inflamado y me sentía incómoda. Dicen (los que saben) que es normal.

16.- Las que tenemos la presión baja nos toca tomar algún medicamento para elevarla, además de toda la farmacia que te mandan. Yo seguí las indicaciones al pie de la letra y no me sentí mal durante el tiempo que me indicaron que tomara ASCOR todos los días, sin embargo tuve que cargar el medicamento en mi bolsa las siguientes 4 semanas después de mi cirugía porque había días en donde sí traía la presión más baja de lo normal.

17.- Hoy, a 5 meses después de mi cirugía, aún cargo con mis gotitas para la presión, pero no he tenido que tomarlas. Aunque, para ser honesta, debería de cargarlas conmigo siempre; punto y aparte de la cirugía, porque la hipotensión me ha acompañado por muuuuuchos años.

18.- En la segunda semana post-op noté que me sentía muy cansada y que a cada rato me tenía que sentar o recostar; pero al paso de las semanas mi energía volvió y sigo siendo tan activa como siempre.

19.- Los bra post operatorios serán tus mejores amigos y tus peores enemigos. Las primeras semanas sueñas con el momento en que puedas dejar de usarlos, pero cuando ya no es tan necesario que los lleves, buscarás excusas para hacerlo. Porque aunque son más feos que pegarle a Dios, son cómodos y te ayudan con la postura y a que no sientas los pechos tan pesados.

20- Es difícil acostumbrarse a tus nuevas lolas. Independientemente de cuántos cc te pusiste, es algo que no estaba ahí y que no era parte de tu vida. Se siente raro cuando tus brazos las tocan, cuando chocan con algo, con el cinturón de seguridad el auto, cuando te estás bañando, etcétera.

21.- El Bio Oil se vuelve tu mejor amigo: Te lo pones en las cicatrices sin falta todos los días,  y jamás lo olvidas; aunque seas la persona más descuidada o menos consistente del mundo. Yo aún lo hago.

22.- Tuve la suerte de que mi cirujano incluyera terapias físicas después de la cirugía: Con esto se recupera más rápido la sensibilidad, tratan las cicatrices con láser (para desvanecerlas lo más pronto posible) y se previene la contractura capsular.

23.- Hablando de contractura capsular, si planeas hacerte esta cirugía, te recomiendo que leas mucho sobre esta complicación; para que estés informada y puedas hacer algo al respecto en cuanto se presente.

24.- Yo sí generé un caso de contractura, sin embargo la noté pronto y pude hacer algo al respecto para solucionarla. Y créeme: El tiempo es crucial en estos aspectos. En mi caso usamos más terapias y tomo Montelukast para mantener el tejido cicatrizante bajo control.

25.- Sí, hacerse arreglitos de este tipo es caro, pero vale 200% la pena si es algo que en verdad quieres.

26.- Es increíble cómo tu seguridad y tu autoestima sube de manera notable, y los demás lo notan. O al menos en mi caso así fue.

27.- La emoción que sientes al ir de compras después de tu cirugía es inmensa: Sobretodo cuando pides o tienes que tomar bras talla C. Ojalá alguien hubiera grabado mi reacción cuando me probé un bikini o un vestido escotado por primera vez, estaba súper feliz con mi aspecto. Bueno, todavía lo estoy.

28.- Sí, perder la sensibilidad es un riesgo; y es necesario que discutas esto con el doctor. En mi caso estoy en terapias físicas para recuperar la sensibilidad lo más pronto posible (las mismas que les comentaba arriba).

29.- A estas alturas del partido, ya puedo hacer mi vida normal, sin embargo aún no me puedo/quiero acostar boca abajo: me da miedo apachurrarlas. Lo sé: Es ridículo y es un miedo que nada que ver con la realidad, pero todavía...

30.- Los bralettes son tus mejores amigos: No vas a poder usar sostenes con varillas por un tiempo. O te vas a animar a salir sin bra, al final del día ¡No lo necesitas! Todo está en su lugar.

31.- Yo pensé que iba a tener que vender/regalar/ donar una gran parte de mi ropa, porque me estaba poniendo "mucho". Resulta que no es así: Prácticamente todo lo que tengo me sirve porque, bueno, mi busto está del mismo tamaño que alcanzaba con los sostenes de máximo push up (que era los que usaba diario).

32.- Sé que esto es medio TMI, pero te va a sorprender lo natural, suaves y "jiggly" que los implantes son; especialmente si pensabas que eran duros y demasiado redondos o muy poco naturales. Salir a correr con mis implantes la primera vez fue una experiencia... uhm... interesante (por decir lo menos).

33.- No tengas miedo al "qué dirán" o que te critiquen por tu cirugía. La mayoría de la gente que hará comentarios sobre eso es gente que no tiene autoridad moral para hacerlo o gente que está muy MUY lejos de la perfección. Ríete y contéstales con algo agrio ( Se vale ser pasivo-agresivo a veces), se van a molestar, pero no van a volver a hacer comentarios estúpidos.

34.- Por otro lado, ¡Me encantan los chistes y las bromas sobre mis lolas de gominola! Hay gente que se esfuerza por sacarte una carcajada sobre este tema y se ponen muy creativos. En mi caso, dependiendo del tinte con el que digan las cosas, no me molesta que me pregunten, que hagan chistes o que yo sea protagonista de memes y carillas.

35.- Es verdad que después de hacerte una cirugía te surgen ganas de hacerte otra. Desde que me operé las lolas no paro de verme la nariz, pero no sé si me la opere. Mi objetivo no es alcanzar la "perfección" con cirugías, y ahorita que lo estoy pensando quizás preferiría usar ese dinero para otra cosa. Aunque, claro, no sé si en algunos años me arregle mi tobogán de mocos.

36.- Hablando de la adicción a la cirugías, es importante que te quieras y que sepas que con o sin bubis eres hermosa. Suena repetitivo y yo sé que todos estamos hartos de escuchar esto todos los días, pero: Una cirugía no va a solucionar tus problemas, especialmente si dichos problemas son de autoestima. Si lo haces para gustarte más a ti o para gustarle más a otros (u otras, cada quién), se te va a partir el corazón. Esto no es la solución a nada, punto; es verdad que puede ayudar con tus inseguridades, pero si el problema es más grande que eso, la cuestión migrará a otro aspecto y te seguirás sintiendo insatisfecha.

37.- Sé paciente: Las primeras semanas los senos se ven horribles: muy arriba, muy duros, muy separados, con hematomas y así. No te asustes ni te desesperes, con el paso de las semanas cada vez se ven mejor y toman una forma y textura más natural. A menos, claro, que desarrolles contractura capsular (Por eso te digo que hay que estar informado sobre esto, para que puedas detectarlo a tiempo y no tengan que operarte otra vez).

38.- No es un procedimiento para siempre y hay que ser responsable con las dos bolsas de silicona que llevas en el pecho: Pregúntale a tu médico qué estudios debes hacerte cada año para tener un control sobre ellas y mentalízate a que debes cambiarlas después de 10 o 15 años (aunque los médicos te digan que los nuevos implantes están hechos para durar más que eso).

39.- Lee, lee, lee. El mundo de los implantes mamarios es más grande que simplemente colocarlos y ya: Antes de decidir algo así, infórmate bien sobre los riesgos, los procesos, los tipos de implantes, las complicaciones, etcétera.  Acércate a gente que lo ha hecho para que respondan tus dudas; habla con varios cirujanos, mira videos en YouTube; para que, una vez que conozcas bien el tema, sepas si de verdad quieres hacerlo o no.

40.- Con este post no quiero convencerte de que te hagas cirugías plásticas, yo sé que no es algo universal o algo que deba hacerse todo el mundo; sólo les quiero compartir mi experiencia y platicarles que, en mi caso, fue la mejor decisión que he tomado en muchos años.

Muchas gracias por leerme,
Montserrat González.