lunes, 12 de noviembre de 2018

40 Cosas Sobre Mi Boob Job

Algunas personas lo saben, otras no; pero el 11 de junio de 2018 finalmente me operé el busto. Y digo finalmente, porque es algo que siempre había querido hacer y me llena de alegría haber tenido la oportunidad de hacerlo.


Por supuesto que me debatí por meses entre si debía compartirlo con ustedes o no, porque (como ya saben) los aspectos personales me gusta mantenerlos privados. Pero ojo: Jamás consideré mantener esto en secreto u ocultarlo, simplemente no sabía si era buena idea o no publicar algo al respecto.

Y, bueno, ahora que estoy en mi quinto mes post operatorio, decidí que sí iba a compartirles los detalles; pero no como un diario o como un reporte de lo que sucedió día por día, porque podría ser aburrido. Mejor se los expongo así, como una lista de datos al respecto:

1.- Cuando te haces una cirugía cosmética te encuentras con que sólo hay dos tipos de personas en este mundo: Los que están de acuerdo con estas cosas y los que no. No hay medios tintes. Y créeme: Te expresarán su opinión aunque no se las hayas preguntado y aunque no sean cercanos a ti.

2.- Te operas y descubres una comunidad que no conocías: gente con la que convivías que jamás te había dicho que estaba operada, se acerca a ti para decírtelo y apoyarte en el proceso.

3.- Prepárate para escuchar comentarios sobre lo peligroso que son los implantes, el cáncer, que debes cambiarlos, que explotan, que te hacen enfermar, que esto y que aquello. A pesar de que estamos en el 2018 aún hay muchos mitos y desinformación sobre muchas cosas.

4.- Decide desde antes de operarte si vas a aceptarlo públicamente o si vas a mantenerlo en secreto. Ambas posturas son aceptables y respetables. Yo decidí no esconderlo, ¿Para qué? Además es bien obvio porque pasé de ser una tabla a tener lolas copa C o D.

5.- Jamás dirán que te pusiste el tamaño adecuado: espera escuchar comentarios sobre lo grandes o pequeñas que están. Lo importante es que tú estés feliz con el resultado.

6.-Hablando de tamaños, hazle caso al cirujano. Cuando tomé la decisión de operarme, pensé que me pondría 280 o quizás 300 cc porque no quería un busto enorme; y claro que cuando el médico me sugirió ponerme 400 cc, ¡Me dio un infarto! Se me hacía muchísimo y no podía quitar de mi mente la imagen de Victoria Beckham: flaca y con dos melones enormes en el pecho (Yo también tengo las costillas bastante saltonas). Sin embargo, más o menos le hice caso: Me puse 375 cc ¡Y soy la más feliz! No se ven para nada exageradas.

7.- Verás varios cirujanos antes de que uno te convenza; pero cuando encuentres a alguien que te inspire, no lo dudarás y lo elegirás casi instantáneamente. A mi me pasó: Yo tuve mi primera cita con el doctor a finales de Mayo, tres días después me hice los análisis y 10 días después estaba en el quirófano.

8.- A mi no me dolió nada, yo no batallé en lo absoluto con dolores o malestares. Mi problema fue que no podía dormir.

9.- Ahora que estoy hablando sobre dormir, prepárate para dormir boca arriba, porque no es fácil y cuesta mucho acostumbrarse. Yo pasé 4 semanas despertando cada dos horas, independientemente de lo cansada que estuviera, porque jamás en mi vida había dormido boca arriba. Con el tiempo te acostumbras y poco a poco aprendes a dormir así sin problemas.

10.- Y se pone peor: las primeras semanas es recomendable que duermas un tanto incorporada (como sentada) lo que hace aquello de la dormida más difícil aún.

11.- Yo no me puse nerviosa antes de la cirugía. La noche anterior dormí bien y estaba más emocionada que nerviosa al respecto. Creo que el único momento en donde me dio nervio fue cuando estaba en el quirófano y el anestesiólogo me pidió que me sentara y que encorvara mi espalda: En ese momento la realidad me golpeó y entendí que el tema de la aguja en la espalda era real y estaba sucediendo. Sin embargo, unos segundos antes de que me inyectara ya me habían puesto algo en el suero y estaba yo más para "allá" que para "acá" así que sólo recuerdo el pinchazo vagamente y lo siguiente que recuerdo es que desperté ya en mi habitación.

12.- Mi recuperación fue excelente: No batallé en lo absoluto, no me dolía ni nada por el estilo. Mi cirujano dice que eso jamás sucede, especialmente en mujeres con mis características: las que no han tenido hijos, están muy delgadas, no tienen nada de busto y les ponen el implante debajo del músculo, la suelen pasar fatal. En mi caso puedo decir que "sufrí" más cuando me sacaron las muelas del juicio o cuando me operaron los ojos.

13.- Es horrible tomar medicamentos por diez días, cada ocho horas. Pero son necesarios (Especialmente los antibióticos).

14.-Continuando con los medicamentos, durante este tiempo batallé muchísimo con mi piel: Se veía muy opaca, la tenía reseca, con textura en algunas zonas y ninguna mascarilla/crema me hizo el milagro. Obvio no sé exactamente qué pasó, pero yo asumo que fue la cantidad enorme de medicamentos y drogas que me administraron en el hospital y el montón de pastillas que tuve que tomar los siguientes días; porque cuando dejé todo, mi piel volvió a la normalidad en una semana sin necesidad de hacer nada más.

15.- Durante ese tiempo de recuperación el cuerpo sufre también: Bajé kilo y medio en una semana, pero me veía "hinchada" a pesar de eso. Mi estómago lo tenía inflamado y me sentía incómoda. Dicen (los que saben) que es normal.

16.- Las que tenemos la presión baja nos toca tomar algún medicamento para elevarla, además de toda la farmacia que te mandan. Yo seguí las indicaciones al pie de la letra y no me sentí mal durante el tiempo que me indicaron que tomara ASCOR todos los días, sin embargo tuve que cargar el medicamento en mi bolsa las siguientes 4 semanas después de mi cirugía porque había días en donde sí traía la presión más baja de lo normal.

17.- Hoy, a 5 meses después de mi cirugía, aún cargo con mis gotitas para la presión, pero no he tenido que tomarlas. Aunque, para ser honesta, debería de cargarlas conmigo siempre; punto y aparte de la cirugía, porque la hipotensión me ha acompañado por muuuuuchos años.

18.- En la segunda semana post-op noté que me sentía muy cansada y que a cada rato me tenía que sentar o recostar; pero al paso de las semanas mi energía volvió y sigo siendo tan activa como siempre.

19.- Los bra post operatorios serán tus mejores amigos y tus peores enemigos. Las primeras semanas sueñas con el momento en que puedas dejar de usarlos, pero cuando ya no es tan necesario que los lleves, buscarás excusas para hacerlo. Porque aunque son más feos que pegarle a Dios, son cómodos y te ayudan con la postura y a que no sientas los pechos tan pesados.

20- Es difícil acostumbrarse a tus nuevas lolas. Independientemente de cuántos cc te pusiste, es algo que no estaba ahí y que no era parte de tu vida. Se siente raro cuando tus brazos las tocan, cuando chocan con algo, con el cinturón de seguridad el auto, cuando te estás bañando, etcétera.

21.- El Bio Oil se vuelve tu mejor amigo: Te lo pones en las cicatrices sin falta todos los días,  y jamás lo olvidas; aunque seas la persona más descuidada o menos consistente del mundo. Yo aún lo hago.

22.- Tuve la suerte de que mi cirujano incluyera terapias físicas después de la cirugía: Con esto se recupera más rápido la sensibilidad, tratan las cicatrices con láser (para desvanecerlas lo más pronto posible) y se previene la contractura capsular.

23.- Hablando de contractura capsular, si planeas hacerte esta cirugía, te recomiendo que leas mucho sobre esta complicación; para que estés informada y puedas hacer algo al respecto en cuanto se presente.

24.- Yo sí generé un caso de contractura, sin embargo la noté pronto y pude hacer algo al respecto para solucionarla. Y créeme: El tiempo es crucial en estos aspectos. En mi caso usamos más terapias y tomo Montelukast para mantener el tejido cicatrizante bajo control.

25.- Sí, hacerse arreglitos de este tipo es caro, pero vale 200% la pena si es algo que en verdad quieres.

26.- Es increíble cómo tu seguridad y tu autoestima sube de manera notable, y los demás lo notan. O al menos en mi caso así fue.

27.- La emoción que sientes al ir de compras después de tu cirugía es inmensa: Sobretodo cuando pides o tienes que tomar bras talla C. Ojalá alguien hubiera grabado mi reacción cuando me probé un bikini o un vestido escotado por primera vez, estaba súper feliz con mi aspecto. Bueno, todavía lo estoy.

28.- Sí, perder la sensibilidad es un riesgo; y es necesario que discutas esto con el doctor. En mi caso estoy en terapias físicas para recuperar la sensibilidad lo más pronto posible (las mismas que les comentaba arriba).

29.- A estas alturas del partido, ya puedo hacer mi vida normal, sin embargo aún no me puedo/quiero acostar boca abajo: me da miedo apachurrarlas. Lo sé: Es ridículo y es un miedo que nada que ver con la realidad, pero todavía...

30.- Los bralettes son tus mejores amigos: No vas a poder usar sostenes con varillas por un tiempo. O te vas a animar a salir sin bra, al final del día ¡No lo necesitas! Todo está en su lugar.

31.- Yo pensé que iba a tener que vender/regalar/ donar una gran parte de mi ropa, porque me estaba poniendo "mucho". Resulta que no es así: Prácticamente todo lo que tengo me sirve porque, bueno, mi busto está del mismo tamaño que alcanzaba con los sostenes de máximo push up (que era los que usaba diario).

32.- Sé que esto es medio TMI, pero te va a sorprender lo natural, suaves y "jiggly" que los implantes son; especialmente si pensabas que eran duros y demasiado redondos o muy poco naturales. Salir a correr con mis implantes la primera vez fue una experiencia... uhm... interesante (por decir lo menos).

33.- No tengas miedo al "qué dirán" o que te critiquen por tu cirugía. La mayoría de la gente que hará comentarios sobre eso es gente que no tiene autoridad moral para hacerlo o gente que está muy MUY lejos de la perfección. Ríete y contéstales con algo agrio ( Se vale ser pasivo-agresivo a veces), se van a molestar, pero no van a volver a hacer comentarios estúpidos.

34.- Por otro lado, ¡Me encantan los chistes y las bromas sobre mis lolas de gominola! Hay gente que se esfuerza por sacarte una carcajada sobre este tema y se ponen muy creativos. En mi caso, dependiendo del tinte con el que digan las cosas, no me molesta que me pregunten, que hagan chistes o que yo sea protagonista de memes y carillas.

35.- Es verdad que después de hacerte una cirugía te surgen ganas de hacerte otra. Desde que me operé las lolas no paro de verme la nariz, pero no sé si me la opere. Mi objetivo no es alcanzar la "perfección" con cirugías, y ahorita que lo estoy pensando quizás preferiría usar ese dinero para otra cosa. Aunque, claro, no sé si en algunos años me arregle mi tobogán de mocos.

36.- Hablando de la adicción a la cirugías, es importante que te quieras y que sepas que con o sin bubis eres hermosa. Suena repetitivo y yo sé que todos estamos hartos de escuchar esto todos los días, pero: Una cirugía no va a solucionar tus problemas, especialmente si dichos problemas son de autoestima. Si lo haces para gustarte más a ti o para gustarle más a otros (u otras, cada quién), se te va a partir el corazón. Esto no es la solución a nada, punto; es verdad que puede ayudar con tus inseguridades, pero si el problema es más grande que eso, la cuestión migrará a otro aspecto y te seguirás sintiendo insatisfecha.

37.- Sé paciente: Las primeras semanas los senos se ven horribles: muy arriba, muy duros, muy separados, con hematomas y así. No te asustes ni te desesperes, con el paso de las semanas cada vez se ven mejor y toman una forma y textura más natural. A menos, claro, que desarrolles contractura capsular (Por eso te digo que hay que estar informado sobre esto, para que puedas detectarlo a tiempo y no tengan que operarte otra vez).

38.- No es un procedimiento para siempre y hay que ser responsable con las dos bolsas de silicona que llevas en el pecho: Pregúntale a tu médico qué estudios debes hacerte cada año para tener un control sobre ellas y mentalízate a que debes cambiarlas después de 10 o 15 años (aunque los médicos te digan que los nuevos implantes están hechos para durar más que eso).

39.- Lee, lee, lee. El mundo de los implantes mamarios es más grande que simplemente colocarlos y ya: Antes de decidir algo así, infórmate bien sobre los riesgos, los procesos, los tipos de implantes, las complicaciones, etcétera.  Acércate a gente que lo ha hecho para que respondan tus dudas; habla con varios cirujanos, mira videos en YouTube; para que, una vez que conozcas bien el tema, sepas si de verdad quieres hacerlo o no.

40.- Con este post no quiero convencerte de que te hagas cirugías plásticas, yo sé que no es algo universal o algo que deba hacerse todo el mundo; sólo les quiero compartir mi experiencia y platicarles que, en mi caso, fue la mejor decisión que he tomado en muchos años.

Muchas gracias por leerme,
Montserrat González.

domingo, 7 de octubre de 2018

Eau de Beauté de Caudalíe, ¿Elíxir De Belleza o Un Frasco De Agua Meh?

¿Quién está sorprendido de que esté publicando OTRA reseña sobre OTRO producto de skincare francés? ¿Nadie? Lo sabía...
Caudalíe "Eau de Beauté" 100 ml. Precio: $1,050.00 MXN. A la venta en Sephora.
Hay productos que se "sientan" en mi lista de cosas que quiero comprar por meses (o años, a veces), productos que, cuando voy a Sephora o a Liverpool me paro frente al counter y me cuestiono una y otra vez si debería o no comprarlos... Bien, pues uno de esos productos era este Beauty Elixir de Caudalíe.

Digo, me llamaba mucho la atención y me inundaban los comentarios positivos de él por parte de las "beauty gurus", editoras de belleza, modelos, actrices y bloggeras, pero al mismo tiempo no podía dejar de pensar en la reseña negativa que le dan en muchos sitios de belleza en donde los expertos en piel y cosmética comparten sus opiniones y conocimientos sobre productos de belleza; ¿Cómo puede algo tan bueno ser tan malo? ¿Por qué tiene un culto detrás de él entonces? ¿Por qué hay miles de mujeres que lo usan y lo aman si es tan dañino? ¿Nos están vendiendo la ilusión de que estamos haciendo algo bueno por nuestro cutis en una botella bonita? ¿Será que los expertos pueden estar equivocados?

Y obvio, en esta ocasión, mi curiosidad le ganó a mi intelecto: Por lo general trato de no arriesgarme y sólo comprar lo que vale la pena; especialmente si el precio del producto en cuestión supera los mil pesos. Así que, después de meses y meses de ponerlo y quitarlo de mi carrito de compras, por fin decidí adquirirlo y darle una oportunidad. Sí, es costoso y hay un riesgo palpable de que no me guste o que termine admitiendo que los expertos tienen razón, pero el que no arriesga no gana, ¿Verdad?

¿Qué es?
De acuerdo con el sitio web de Caudalíe , esta bruma está diseñada para alisar los rasgos, cerrar los poros, fijar el maquillaje y agregar resplandor inmediato.

Los ingredientes de este elixir son sencillos: Uva, azahar, rosa, melissa biológica y romero; no contiene parabenos, no está probado en animales y el perfume es 100% natural. Además, la fórmula está inspirada en el elixir de juventud que usaba la reina de Hungría en el siglo XVI, quién era conocida por su cutis hermoso y joven a pesar de su avanzada edad.

La botella debe ser agitada bien antes de aplicarse, ya que contiene aceites e ingredientes que no se integran de manera natural  los demás líquidos.
Experiencia y opinión con el producto.
El lunes 8 de Octubre cumplo exactamente 3 semanas de estarlo usando todos los días (por la mañana y por la noche); y aunque me gusta usar las cosas por mínimo un mes antes de escribir una reseña, este es uno de los productos de los que pienso que no debo esperar tanto; ya que he sido constante.

Yo lo uso como tónico: Después de lavar y secar mi cara, vaporizo 4 veces el elixir en mi rostro, asegurándome de que se cubra la totalidad de mi piel; después aplico mi serum y mis humectantes. No he tenido ningún problema de reacciones o efectos secundarios, los ingredientes del producto se han llevado bastante bien con mis cremas, aceites y serums ( y eso que lo he probado con varias opciones, lociones y pociones).

En el día, no interfiere con mi maquillaje, no he notado que mi cutis sea más graso ni más seco, ni que interfiera con la duración de mi maquillaje o que oxide la base. No la uso como fijador de maquillaje porque para eso tengo otras cosas,  además de que siento que así no se aprovecha al 100% los beneficios, ya que el líquido se sentaría sobre el maquillaje y nunca llegaría a la piel, donde se supone que se absorben los componentes y se ayuda a mejorar la condición de nuestro rostro.

Pero, ¿Me gusta? ¿Cumple lo que dice? ¿Vale la pena?...

Antes que nada me gustaría confesarles algo: Sí, sí me gusta el producto. Disfruto mucho usándolo, huele delicioso y puedo entender porqué todos lo describen como algo "luxurious" , ya que en verdad se siente como algo lujoso y como si estuvieras "alimentando" a tu piel con algo bueno; te da una sensación de spa y puedo decir que, hoy por hoy, es mi paso favorito de skincare. Sin embargo, no he notado ningún cambio increíble en mi piel.

Y, perdón, pero si voy a pagar más de $1,000.00 MXN por un producto de belleza, espero que sea fabuloso y que haga una diferencia notable en mi rostro. Quizás yo sea la única que opine así y que me pase de tacaña con mis opiniones de que no es suficiente el que me guste y que disfrute usarlo, porque también quiero que funcione.

En resumen, no he notado un cambio en mis poros, ni en la luminosidad ni creo que haya alisado mis rasgos más allá de lo que el Fix Plus de MAC o una simple agua de rosas natural hace. No sé, quizás usarlo durante 3 semanas no es suficiente y quizás debo esperar más; o tal vez estoy pasando por alto que es una simple agua con esencias y aceites que únicamente fue diseñada para complementar una rutina de belleza y no para ser el factor wow de ella.

Como sea, estoy un tanto desilusionada. Sí, voy a seguir usándola y me la voy a terminar, con la esperanza de que en un par de meses cambie de opinión y pueda notar el cambio en mi piel. Pero si al terminarme la botella sigo con la misma opinión de ella que ahora, es casi seguro que no voy a volver a comprarla.

Y digo "casi seguro" porque, es verdad, es adictiva. Tan solo pensar en que ya no la voy a volver a usar me da pesar y la extraño aunque aún tenga producto  (bastante, de hecho) y aunque no pueda justificar su precio.

Quizás esta es la razón real por la que muchas personas la usan y la aman: Están enamoradas/Enamorados con la sensación que da, el lujo que significa y todo lo que representa; más allá del efecto que tiene en nuestra piel.

En fin, continuaré usándola y les iré reportando en mi cuenta de Instagram sobre este producto.

¿Ustedes han usado este beauty elixir? ¿Qué opinan de él?

¡Gracias por leerme!
Montserrat González.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Neutrogena HidroBoost: Un Must En Temporada De Calor.

Todos hemos escuchado algo de esto: Las marcas del "súper" han stepped up their game, y cada vez nos topamos con más y más productos que tienen fórmulas increíbles a un precio accesible.

Neutrogena HydroBoost Gel-Cream Ojos y Crema facial con FPS 25. A la venta en supermercados.
**Creo que jamás he tenido una reseña en "draft" por tanto tiempo, lo máximo que una entrada se queda en espera de ser publicada son dos o tres semanas (máximo) y esta que de Neutrógena tiene más de dos meses... ¡DOS MESES! Claro que durante este tiempo he estado usando estos productos prácticamente todos los días, pero ¡Caray! Si me espero un par de semanas más, estos productos aparecen en mis empties en lugar de estar en esta reseña...** 

 Neutrogena ha sido una marca que he respetado por muchos años: la he visto y usado por algún tiempo y siempre he tenido buenas experiencias con ellos; especialmente con sus bloqueadores solares y sus jabones faciales. Por eso, cuando vi el año pasado que habían sacado una línea con ácido hialurónico que prometía ser ultra hidratante, al mismo tiempo que ligero y ser un dupe del Clinique "Moisture Surge" (a un precio mucho más razonable, claro); lo anoté en mi interminable lista de cosas que quería probar.

¿Por qué me tardé tanto tiempo en probar esta línea? Bueno, como ya saben, el año pasado compré un kit completo de Moisture Surge de Clinique (Reseña aquí) mismo que usé y amé durante la temporada de calor. Claro que el kit de Clinique era enorme y me duró lo suficiente para no tener que comprar más hidratantes ligeros en el 2017, pero cuando el 2018 llegó y en Mayo encontré el Hydro Boost con FPS con un 30% de descuento en HEB; no lo pensé dos veces: Era el momento ideal para probarlo (Con todo y la crema de ojos, por supuesto).

Y bueno, después de usar la crema facial y de ojos por cuatro meses, y el serum por poco más de un mes creo que esta reseña está más que overdue...

HidroBoost Water Gel FPS 25.
Sobra decir que este es el que más me emocionaba; digo, ¿Un hidratante con FPS que sea ligero? Yes, please!.
Consistencia y color de la crema facial cuando recién sale del bote. Una vez que la frotas en el cutis se disuelve totalmente y toma una consistencia acuosa que se absorbe casi inmediatamente.
Aunque sé que un FPS de 25 no es muchísimo, me intrigaba mucho ver si este humectante facial era en realidad ligero, de acabado matte, hidratación intensa y todo lo demás que promete; porque hasta ahora no había conocido algo así: Todos los bloqueadores solares que he probado (incluso los de toque seco) hacen que, de una forma u otra, termine con el cutis brilloso.

Algo curioso que me sucedió cuando lo usé por primera vez me es que lucía más como una crema que como un gel. No sé por qué, pero esperaba ver un gel transparente (Como en el caso del Moisture Surge y del Hydro Boost Original), pero al aplicarlo en la cara se disuelve al punto de quedar en textura prácticamente líquida.

En primer momento, el producto refresca la piel, ya que sí es muy ligero. Además, se absorbe muy rápido, lo que significa que no debes esperar mucho tiempo antes de aplicar tu maquillaje; tampoco tiene olores fuertes y no deja el cutis graso, aunque tampoco lo deja matte. Sí, se sienta sobre la piel con un acabado muy saludable, como un glowy digno de una piel joven, sana, bien hidratada, descansada y bien vitaminada. ¿Me desilusionó que no fuera matte? ¡No! Al contrario, en mi opinión el acabado que tiene es magnífico, especialmente para los días en que no llevo maquillaje o cuando necesito que mi cutis  no se vea acartonado o cenizo.

Debajo del maquillaje es un sueño: no se hace bolas debajo del primer, no altera el acabado de la base y crea un lienzo perfecto para que todos los productos se sienten encima. Además, el precio es ideal: Cuesta al rededor de $250.00 MXN normalmente, aunque lo puedes adquirir durante alguna promoción, descuento o en un kit en tiendas como Costco o Sam's Club.

Incluso me puedo atrever a decir que este hidratante encaja perfecto en la categoría de los que se comportan como un hidratante caro, sin ser agresivo con tu bolsillo: La calidad, textura, efectividad y lo flexible que es (pueden usarlo en cutis de todas las edades) podría competir con cualquier producto high-end; y ganarle; por que, bueno, además tiene un precio mucho menor.

El único inconveniente que yo le encuentro es que tiene un FPS muy bajo; ya que idealmente siempre debemos apostar por uno que tenga un factor de protección solar de 50, para cuidar lo más posible nuestra piel de los dañinos rayos del sol. Sin embargo, curiosamente en la parte de atrás de la botella dice que no es un protector solar; por lo que quizás lo debemos usar como un hidratante que complementa nuestro bloqueador y no algo que lo sustituye.

Neutrogena HydroBoost Gel-Cream Ojos.
Cuando se trata de crema para contorno de ojos de día, no soy tan exigente: Lo único que pido es que sea muy hidratante, que se absorba rápido y que se vea bien debajo del maquillaje. No tiene que tener mil cualidades, ni ser anti-edad (aunque quizás ya debería de considerar esta opción), ni hacer tantas maravillas; porque toda esa chamba se la dejo a mi crema de ojos nocturna, aceites y serums.

La familia HydroBoost (casi) completa, misma que uso cada mañana sin falta. A la venta en supermercados, Costco, Sams, Farmacias.
Y esta de neutrogena hace perfectamente este trabajo: Es de consistencia en gel, con una hidratación adecuada para la época de calor, se absorbe rapidísimo y no se ve fea ni se hace bolas debajo de  mis correctores y polvos ultra pesados que uso todos los días para cubrir mis ojeras.

¿Lo único malo? Creo que esta crema-gel sólo la podré utilizar en la época de más calor, porque las últimas semanas he notado que necesito dos capas de este hidratante (arriba del serum que también aplico en la zona de los ojos) para que esté bien hidratada la zona. Como ya saben, porque se los he comentado algo así como trescientas veces en este blog y en mis redes sociales, la zona de mis ojos es la primera en resecarse cuando caen las temperaturas y simplemente no puedo ir por la vida con la piel de mis ojos reseca.

Creo que no necesito decirles lo que ya conocen: los correctores full coverage, el polvo suelto para sellar, el iluminador y todo lo que ahí pongo se vería muy MUY feo si lo aplico en una piel que no está debidamente hidratada.

Pero eso es únicamente mi caso, ya que sé que hay personas con cutis normales que la pueden usar todo el año sin problemas. Incluso esta es una excelente opción para todas las adolescentes que están buscando su primera crema para contorno de ojos. ¿La volvería a comprar? Quizás sí, el próximo año; ya que me gusta mucho la consistencia, el acabado en la piel y su precio; aunque por otro lado quizás es hora de que, incluso durante el día, use ya cremas para evitar arrugas...

Serum Hidratante Hydro Boost
Aunque este es el más nuevo en mi colección, quise incluirlo en esta reseña; a razón de que lo he estado aplicando todos los días por varias semanas y WOAH NELLY! Creo que de todo lo que he probado de esta línea, el serum es mi favorito hasta ahora.


De acuerdo con la caja, este serum es un producto diseñado para agregar un extra de hidratación; formulado para ser aplicado después de lavar el rostro y antes de la crema hidratante; además de que no contiene aceites y tampoco tapa los poros.

Y sobra decirlo, pero ahí les va: Hace lo que promete. Ayuda bastante a que el cutis se vea hidratado, radiante y saludable, sin ser grasoso. Se absorbe rapidísimo y con dos pumps y medio ( o tres) cubro la totalidad de mi rostro, incluido los ojos. Además de que lo he usado debajo de otros hidratantes y no he tenido problemas de reacción, ni interacción: Como es básicamente ácido hialurónico, es poco probable que reaccione con otras sustancias o ingredientes de tu skincare.

Sin embargo, me urge aclarar algo desde ya: No sé si es buena idea aplicar el serum en la zona de los ojos. Yo lo hago y no he tenido ningún problema; pero de ninguna manera les estoy diciendo que ustedes deberían hacerlo también. Cada cutis y (especialmente) cada zona de ojos es diferente y hay unos que son más sensibles que otros.  En este tipo de situaciones  yo les recomiendo que hagan lo que mejor les convenga y que, si han tenido malas experiencias cuando extienden los serums a esta zona, mejor no se arriesguen y no lo hagan.

En Resumen..

Después de usar la crema de ojos y el humectante con FPS por 4 meses, y el serum por casi dos meses, les puedo decir que soy una fan de esta línea. No sé si la vuelva a comprar el próximo año, porque siempre me gusta probar cosas buenas, pero está en mi lista de cosas súper recomendadísimas y con las que tuve muy buenos resultados. De hecho, quizás si mi cutis (o mi edad) fueran diferentes, sí usaría estos productos de cajón; ya que no tendría necesidad de usar cosas que sean más hidratantes durante el invierno, o que tengan agentes que combatan las líneas de expresión (Por aquello de que no me estoy haciendo más joven).

¿Ustedes han probado algo de esta línea?¿Cuál es su favorito?
¡Muchas gracias por leerme!

Montserrat González.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Lilash Pirata: Gato Por Liebre, MAL PLAN.

A veces, cuando las cosas parecen demasiado buenas para ser reales, es porque en verdad son demasiado buenas para ser reales...

Foto del producto pirata que recibí.
Ya saben que los últimos 18 meses he sido bastante constante en temas de serums de pestañas y de pociones y trucos para hacer que crezcan, todo para evitar a toda costa caer en las mentadas extensiones de pestañas  (Que tantos comentarios negativos he escuchado) y aún así poder tener algo decente en mis ojos.

Los que me siguen en Instagram sabrán que usé por 12 meses Dabalash y ahora estoy usando Lilash; y la verdad los resultados con ambos serums han sido buenos y  he notado un cambio en mis pestañas. Ahora, los que conocen estas marcas o están familiarizados con el mercado de este tipo de cosas saben que estos productos son muy caros (Los que acabo de mencionar cuestan arriba de $1,200. MXN) por lo que siempre estoy a la caza de cualquier oferta o promoción a meses sin intereses para poder reponer o tener uno nuevo en mi gaveta.

Bien, pues el pasado Jueves 02 de Agosto me topé en Instagram con que la cuenta de @Lilash_Mx tenía una promoción en el producto si comprabas en su tienda en Kichink, y ¡No dudé en comprar! Después de todo pensé que Kichink era una plataforma segura y que no pasaría nada malo. Además, la foto del anunciante tenía la imagen del Lilash original, con una caja con holograma e incluso tenía en la descripción el nombre de la marca como que era original.

Para no hacerles el cuento largo, el lunes 06 de Agosto recibí el producto y con terror comprobé que se trataba de un serum pirata. ESO no era PARA NADA el original: el empaque era diferente, no tenía el holograma, la caja no se veía ni se sentía como la caja del producto original, el manual que viene dentro del producto es súper diferente al que viene en la caja del Lilash que compré en Liverpool, me mandaron un tubo de 5.91 ml (Lilash sólo maneja dos tamaños: uno de 2 ml y otro de 4ml) y para acabarla el tubito no tiene en la etiqueta inferior el número de serie que los Lilash originales siempre traen...

El Lilash original (derecha) tiene un número de serie impreso en la etiqueta, además de los datos de los mililitros y detalles por el estilo. El Lilash pirata (izquierda) no lo tenía.
Por supuesto que en cuanto me llegó el paquete y detecté todo esto, contacté a Kichink, sólo para recibir la PEOR respuesta del mundo: Ellos no pueden hacer nada. Según que ellos no tienen control sobre lo que los vendedores mandan y que no pueden hacerme la devolución de mi dinero, ni siquiera porque recibí algo descaradamente diferente a la foto que está publicada en el sitio (Claro que el vendedor tiene una foto del producto original, que no es lo que yo recibí). Lo único que me dijeron es que iban a contactar a la tienda a veeeeer si ellos aceptaban el reembolso, pero que yo debía mandar de regreso el producto y que el envío corría por mi cuenta (what?!). O sea, yo confío, yo pago, me mandan algo mal y ¿la que tiene que pagar por eso soy yo? Perdón, pero eso es inaceptable.

¿Cómo supe que era pirata? Bueno,  a veces cuando compro productos que voy a reseñar más tarde, me gusta guardar los empaques para poder incluirlos en las fotos; y ese fue el caso con mi Lilash. Y créanme que hoy, más que nunca, estoy feliz de que lo hice; de otra forma quizás nunca me hubiera dado cuenta que era pirata.
Todos los Lilash originales tienen un holograma en un costado de la caja, junto con un código QR.
Punto y aparte de todo, creo que sobra decir que el contenido no era original tampoco: su consistencia era más bien aceitosa y mucho más líquida que el original (El lilash real es como un gel más o menos denso y no tan acuoso). Obvio no voy a ponerme el serum pirata en los párpados: Solo Dios sabe qué contiene y qué tipo de reacción puede causar en mis ojos.

¿En qué quedó la novela?
Después de la primera respuesta que recibí de Kichink en Twitter; donde decían que iban a ver si me autorizaban el reembolso y que, en caso de que así fuera yo tenía que pagar por el envío, decidí jugar al cliente terrorista: los etiqueté en instastories, donde daba un resumen de lo que había pasado, publiqué un tweet para PROFECO y en la cuenta oficial de Lilash dejé un comentario denunciando a Kichink como uno de los lugares donde vendían las copias. Y sí, no me encantó hacerlo: Yo trabajo como community Manager y sé que este tipo de comportamiento  (y de clientes) es nefasto; pero no me quedó de otra.

Claro que el ruido que les hice debió molestarles, porque al siguiente día me mandaron una guía la gente de Kichink y me solicitaron que enviara de regreso el producto; que, por ser diferente al de la foto, siempre sí aplicaba la devolución y reembolso. Y bueno, el viernes 10 de Agosto llevé el paquete a Fedex y esta semana me contactaron por twitter para pedirme un número de cuenta para depositarme el reembolso tan pronto como el vendedor confirmara que recibió el producto.

**Entiendo que kichink es nada más una plataforma y cualquier persona vende ahí, pero yo esperaba otro tipo de respuesta cuando les envié la prueba de que era un producto pirata. Caray, hasta puedo decirles que si me dijeran que el vendedor no sabe que es un producto fake,  lo creería: También en este mundo hay gente que obra de buena fe y no sabe bien lo que está sucediendo. Sin embargo, no me parece justo (ni agradable) que el cliente tenga que salir afectado en este tipo de situaciones. No es culpa de la plataforma (Kichink), ni del cliente y quizás el vendedor no está enterado; pero cuando tienes un negocio (Especialmente un marketplace), debes estar preparado para enfrentar situaciones de este tipo y saber que lo PEOR que puedes hacer es no hacer nada o responder como me respondieron. Supongo que ellos saben que hay una serie de cuestiones legales al respecto de la compraventa de piratería...

¿Qué aprendí? Que en serums de pestañas, como en muchas otras cosas, mejor no hay que arriesgarse: Nunca más vuelvo a comprar estos productos en plataformas ni con vendedores que no sean los oficiales.

Por último, les platico que también le mandé un correo a Lilash y ellos me contestaron que investigarán al respecto (Dudo que lo hagan) pero que, para evitar situaciones así en el futuro, es mejor que compre únicamente en Liverpool, Palacio de Hierro, Sanborns y Sears; ya que son los distribuidores autorizados de la marca en México.

¿A ustedes también les ha pasado algo así?

¡Muchas gracias por leerme!
Montserrat González.




sábado, 9 de junio de 2018

Cellublue: UPDATE A Casi 5 Meses Después.

Antes, cuando llegaba el verano, sólo me preocupaban dos cosas: tener las piernas suaves y bronceadas. Ahora también quiero unas piernas torneadas y libres de piel de naranja.


Les confieso algo: Me fue muy difícil seguir la rutina de CelluBlue, no porque el kit sea complicado o necesite de mucho tiempo, pero porque soy una criatura muy floja cuando se trata de dedicarle tiempo al cuidado de mi cuerpo (¡Mal ahí, Montserrat!). Por un tiempo lo hice absolutamente todos los días y pude ver el resultado (sobretodo en mi retaguardia), porque sabía que en Abril iba a ir a la playa y quería verme lo mejor posible.

¿Qué pasó después de mis vacaciones? Bueno, no volví a usar el kit; ¿Mis excusas? No tenía tiempo y estaba haciendo mucho calor; porque, bien, esas eran "razones" perfectamente aceptables en mi cabeza. Claro que no solo eso descuidé: por mes y medio he dejado de caminar, mandando al olvido  mi meta de mínimo 10,000 pasos al día y de comer lo mejor posible ¡Pero en esta segunda mitad del año voy a retomar el camino! ¿La motivación? En diciembre vuelvo a la playa y quiero verme lo mejor posible.

Seis meses son más que suficientes para poder trabajar en un cambio, ya que me encantaría ir a la playa a final del año con las piernas lisas y firmes con las que fui a Vallarta. Lo sé: No necesito perder peso ni tomar dietas estrictas, pero quizás es hora de que comience a buscar un gimnasio o clases de algo para poder tonificar la parte baja de mi cuerpo, que es la que me preocupa.

En cuanto a las curiosidades del kit de Cellublue, me gustaría contarles dos cosas: la primera que perdí mi botella de aceite y no la encontré hasta unos días antes de irme a Vallarta. Resulta que me la llevé en uno de mis viajes y nunca la saqué, por lo que la mayor parte de mi tratamiento lo seguí con el aceite de coco, mientras que la botellita de aceite estaba escondida en la maleta. Claro que ahora que la encontré otra vez, estoy súper decidida a usarla y a no volverla a perder; porque no quiero que se eche a perder o que el aceite se haga rancio.

Con respecto al tema de usar aceite de coco en lugar del aceite del kit, les puedo contar que no noté mayor diferencia: El aceite en sí se usa para que la superficie de la piel esté resbaladiza y la ventosa se pueda deslizar sin problemas. Claro que el aceite de Cellublue tiene la ventaja de que huele delicioso, pero el de coco me funcionó sin problemas.

La segunda cosa chistosa es que, el artefacto que no dejé de usar en ningún momento (y que quizás necesito reemplazar) es el masajeador, ¡Lo amo! Es una maravilla para cuando estás muy tensa y no tienes a alguien a la mano para que te de un masaje en la espalda o en el cuello, además de que ayuda a eliminar la sensación de "piernas pesadas" después de un día largo en tacones o cuando caminaste mucho y tus piernas "te punzan" (¿Alguien más usa ese término o nada más yo que soy pueblerina?)

Así que con esta entrada de blog inauguro (nuevamente) la época de ponerle atención a mi cuerpo y retomar los buenos hábitos, además de volver a integrar el reto cellublue en mi rutina.

¿Te gustaría unirte y lograr conmigo unas piernas bonitas para cerrar el 2018 como Dios manda? ¡Les tengo una sorpresa! Mi código (MONTSE40) estará vigente esta semana, y podrán adquirir cualquier producto con un 40% de descuento.

¿Ustedes cómo van con sus metas del 2018?

¡Gracias por leerme!
Montserrat González.